Huernia keniensis

Nunca falla, cada año, me regala sus discretas flores.
Esta fue la primera asclep que tuve, y a raíz de sus extrañas flores empecé a interesarme por esta familia.
Ha sobrevivido a las lluvias, al frío, a la cochinilla y ahí está, cada año, puntualmente, con sus flores.




2 comentarios:

Rosan dijo...

Oi. São lindas.
Eu chamo as flores de sininho, pois me lembram um sino a badalar em silencio.
Tenho 3 pés dessa e estão ficando lindas.
Beijo.

Ender dijo...

Las ascleps son muy bonitas :D