Jardines de Mossèn Costa i Llobera

Lo que son las casualidades de la vida, cuando yo era una cría y no sabía nada ni de plantas y mucho menos de cactus, mi abuelo nos llevaba regularmente a mi hermano y a mi, a este parque ubicado muy cerca de mi casa.

En él jugábamos, nos perdíamos entre sus laberínticos caminos y nos maravillábamos de lo que era capaz la naturaleza.

Años más tarde, recorría sus rincones más apartados con el que poco tiempo después sería mi chico, por lo que siempre fué un lugar muy especial para nosotros.

No fué hasta muchos años después, casi cuando lo cerraron para reformarlo, que me di cuenta de la importancia que tenía en el mundo de los cactus este parque y tuvimos que esperar muy pacientemente a que lo abrieran de nuevo para ver los cambios obrados en él.

En realidad lo que se ha modificado ha sido el subsuelo y se han saneado  muchas plantas, algunas tanto que cualquier parecido con el paisaje de antes es pura conicidencia.

Sea como fuere, resultó un placer volver.